Lo he mencionado ya varias veces pero… ¡aquí va otra! Prefiero las barras de jabón a los geles. Los motivos son bastante simples: limpian mejor, duran más y son mejores para el medioambiente.

Tenéis que saber que nadie hace mejor las barras de jabón los brasileños. Si tenéis la oportunidad de viajar a Brasil is daréis cuenta de esto en el mismo instante en que entréis en una droguería. Tienen una gran variedad con ingredientes naturales, algunos bastante únicos que se obtienen de la zona del Amazonas.

Mi suegra siempre me trae unas cosas maravillosas de Brasil y durante su última visita me trago el jabón de ducha exfoliante de Lychee de la línea Nativa Spa soap de la marca O Boticário.

Este es un jabón exfoliante que contiene aceites vegetales y extractos naturales que hidratan la piel dejándola suave y con buen aspecto.

Mi veredicto: Este producto huele de maravilla y deja mi piel suave y limpia. Me gusta que es granulado ya que me ayuda a eliminar la piel muerta. No os preocupéis porque no hace una exfoliación agresiva, sino que es bastante suave. También me da la sensación de que este jabón es bastante más grande que otros jabones.

La fragancia es afrutada, pero no se parece en absoluto al olor del lichi. Sin embargo, es una fragancia bastante agradable que se queda en la piel durante varias horas. ¡Me encanta! No hay nada mejor que oler a jabón. ¿Lo volvería a comprar? Sí, definitivamente.

Share: